23 mayo, 2013

Que los pilotos de la Fórmula 1 corren un riesgo al ir a tantos kilómetros por hora es más que evidente. Pero el riesgo atrapa y eso es lo que les sucede a muchos pilotos.Y cuando uno vive siempre al límite sabe que la muerte puede ser un final cercano. Todo aquel que practica una deporte extremo sabe las consecuencias que ello puede acarrear.

david-purley

En 1973, el piloto Roger Williamson sufrió un accidente en el Gran Premio de Holanda, su segunda carrera en la Fórmula 1.Durante la carrera, uno de los neumáticos de Roger sufrió un reventón, perdiendo así el control del vehículo e impactando contra las barreras a mucha velocidad. El coche quedó volcado con el piloto inglés dentro. Su amigo David Purley, también piloto de Fórmula 1, no se lo pensó dos veces y fue en su búsqueda. Pese a que el coche de Roger estaba empezando a incendiarse, Purley estaba dispuesto a salvarle e intentó extinguir las llamas. Sin embargo, su disposición no fue suficiente y una vez llegaron los bomberos, Roger Williamson ya había muerto.

David Purley confesó poco después del fatídico accidente: “no recuerdo cuando paré el auto ni cuando corrí para ayudar a Roger, lo que sí recuerdo es que nadie me ayudó”, haciendo referencia a la poca ayuda que recibió de los comisarios y del personal de seguridad.

En este caso, la amistad entre ambos fue mucho más allá del riesgo.

 

¿Hasta dónde llegarías tú?

404 Not Found

Not Found

The requested document was not found on this server.


Web Server at filnet.es