2 agosto, 2013

Apodado el Kaiser, no sólo por su origen alemán sino por la supremacía y dominio demostrados durante la segunda mitad de los noventa y principios del siglo XXI en el asfalto de todos los circuitos del mundo. Al mando de un Bennetton o de un Ferrari, Shumi, se erigió como un verdadero potro indomable, un rival imbatible, un depredador en la pista.

Siete campeonatos mundiales avalan lo anteriormente dicho (1994,1995,2000,2001,2002,2003,2004), ha disputado más de 308 carreras, consiguiendo el podio en más de 150 ocasiones y un total de 91 victorias. Unos números que le convierten en el piloto más laureado de la historia, superando a Juan Manuel Fangio. Tras su retiro al final de la temporada 2006, volvió a subirse a un bólido de la mano de Mercedes GP en 2010, tras haber substituido a Felipe Massa en Ferrari en el gran premio de Hungría y en el GP de Europa en Valencia en 2009.

21 años al volante de una máquina de alta precisión y mayor potencia, 21 años consiguiendo éxitos y triunfos, aunque alguna que otra polémica, pero al fin y al cabo la receta para la victória  siempre ha sido la misma: “Mi objetivo es frenar, siempre, justo después de las marcas dejadas por otros pilotos.”

404 Not Found

Not Found

The requested document was not found on this server.


Web Server at filnet.es